Conferencia Claudio Grossman y Ceremonia Graduación:

El miércoles 12 fue la ceremonia de graduación de tres de cursos: Licenciatura en seguridad y defensa; Magister en ciencia política, seguridad y defensa y del Magister en relaciones internacionales, seguridad y defensa.

Empezó con una conferencia del Ex Agente de Chile en La Haya, profesor Claudio Grossman sobre su participación durante el caso con Bolivia. El ex Decano de Leyes de la American University (Washington DC, USA), fue presentado por la profesora Jeannette Irigoin, destacó que tras el trabajo de un gran equipo -cuyos integrantes se eligieron en base a múltiples fortalezas (historia jurídica, trayectoria profesional, diversidad de origen geográfico y de género, etc…)- se logró la “reafirmación del valor del Tratado de 1904” y que “la conducta internacional de Chile fue respaldada por la Corte”. El Dr Grossman recalcó que el trabajo debe realizarse en “base del respeto común”.

Tras la conferencia los alumnos recibieron sus grados académicos, destacando la entrega de la condecoración “Graduado de Honor” a la alumna Daniela Briones Riveros como mejor egresada del Magíster de relaciones internacionales, seguridad y defensa; así como al Sub Comisario de la PDI, Jimmy Lira Monje que fue el mejor egresado de la Licenciatura.

Los nuevos graduados provienen del ámbito privado, de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad, así como Oficiales de los Ejércitos de Argentina y México.

La ceremonia terminó con las palabras del Director de la ANEPE, CA Leonel Muñoz Villarreal quien destacó la importancia del conocimiento, citando al rey Salomón: “Cuando la sabiduría penetre en tu corazón y el conocimiento sea grato a tu alma, la discreción te guardará y te preservará la inteligencia, para librarte del mal camino, de los hombres que hablan perversamente, de los que abandonan los caminos rectos para andar por sendas tenebrosas” (Proverbios 2: 10-13).

Así como deseándoles a los recién graduados que “los hallamos provisto, de las herramientas para forjar un derrotero propio por las planicies de la vida, y deseo que de vez en cuando los traiga de vuelta a esta, su casa, que los recibirá de brazos abiertos como a sus hijos”.