Panorama de Seguridad&Defensa

Estructuras de seguridad de la región: entre el discurso y la práctica

Jorge Gatica Bórquez Editor Panorama de S&D

Jorge Gatica Bórquez
Editor Panorama de S&D

Aunque aún polémico, se ha instalado cada vez con mayor fuerza en diversas instancias políticas y académicas, el concepto de “zona de paz” para referirse a nuestra región. En buena parte ha sido responsable de ello, el trabajo colectivo desarrollado por los países desde mediados del siglo pasado en cuanto a generar estructuras e instancias de cooperación para la seguridad a nivel continental, regional y subregional: “En general, el empleo del concepto de Zona de Paz tiende a dar cuenta de la estabilidad regional alcanzada, que ha permitido un importante incremento de la contribución regional a los esfuerzos de la comunidad internacional”.
Un tema de complejidad mayor como este, evidentemente no resulta simple de resolver. Cada país del continente tiene diferentes intereses y realidades, como también distintos problemas y formas de solucionarlos. La agenda de seguridad regional es sumamente extensa, caracterizada por incluir problemas de múltiples niveles y de gran diversidad, tales como crisis internas de variada naturaleza, conflictos interestatales y amenazas transnacionales; muchos de ellos se interrelacionan y prácticamente ninguno reconoce ni menos se circunscribe a territorios nacionales definidos.

Ver Artículo Completo en PDF

Las estructuras de seguridad en América Latina: ¿Statu Quo? “

Dra. Loreto Correa Vera

Si a principios del siglo XXI nos mostramos positivos frente al contexto internacional, diremos que las relaciones internacionales constituyen una dimensión relevante en América Latina y que son justamente ellas, las que permiten hoy defender y mantener las democracias en la región. Si por el contrario, nos mostramos escépticos y críticos respecto de la calidad de vida de las poblaciones, la salud de los gobiernos y sus democracias, lo primero que diremos es que los procesos de integración y la estructura de seguridad que los acompañan, no han estado a la altura para mitigar problemas de seguridad. Y esto último, porque el crimen organizado, principalmente, y otros fenómenos de seguridad, en vez de retroceder, lo único que han hecho es avanzar en la región.
Dicho lo anterior, ¿pareciera que estuviéramos mirando mundos distintos? No. Lo que ocurre es que estamos viendo las dos caras de una misma moneda. Existe una parte de los conductores de la política exterior y de las relaciones internacionales en América Latina que verifican una realidad positiva y auspiciosa para evaluar cómo se comporta la región frente a otros continentes, países y conflictos. En la otra vereda, están aquellos que quisieran ver más cambios y menos retórica porque el maltusianismo, la discriminación y la pobreza tientan día a día con opciones populistas, llamadas a tener “mano dura” o bien, fuertes desequilibrios económicos y aún mayores daños medioambientales.

Ver Artículo Completo en PDF