La Unidad Militar de Emergencia Española (UME). Antecedentes a tener en cuenta

Por. Profesor Fernando Duarte Martinez-Conde

            El terremoto 8.8 grados en la escala de Richter que afectó a gran parte de nuestro territorio (6 regiones) el 27 de febrero del 2010  con pérdidas humanas sobre 500 personas, desaparecidos, destrucciones de la infraestructura habitacional, vial, hospitalaria, etc.  dejó en evidencia la necesidad de contar con una nueva estructura de nuestro Sistema Nacional de Protección Civil.

            La iniciativa del ejecutivo que crea “El sistema Nacional de Emergencia y Protección Civil”,  se encuentra desde el 22 de marzo del 2011 en el Congreso Nacional. Ello nos llama  a reflexionar, teniendo en cuenta que somos un país de alta sismicidad, con numerosos volcanes, ser parte del cinturón de fuego del pacífico y porque a la fecha no obstante de los cambios notables que ha experimentado la ONEMI, aún no podamos llegar a concretar la iniciativa presidencial.

            La pregunta que nos hacemos: ¿Estamos mejor preparados que el 27F.? Creemos  que sí, pero falta aún mucho por hacer y entre ello están los planes de preparación y respuesta, la educación, la conciencia nacional de que un evento destructivo de gran impacto va afectar nuevamente a nuestro territorio y para ello se requiere de organismos capacitados, entrenados y con un alto profesionalismo.

            Recientemente en nuestra academia y en el marco del seminario para Agregados de Defensa, tuvimos la oportunidad de conocer  la forma como actúan algunos países para enfrentar situaciones de emergencia. No obstante haber ciertas similitudes cada país las resuelve de diferentes maneras y de acuerdo a sus reales amenazas. El caso mexicano, es muy parecido a lo que pretende la nueva ley en trámite en el Congreso Nacional ya que cuenta con un Sistema Nacional de Protección Civil en donde las Fuerzas Armadas actúan en la prevención, socorro, recuperación y apoyo a la población civil y en la respuesta efectiva y oportuna. Su misión es: ”Auxiliar a la población, en casos y zonas de emergencia o desastre, con el fin de evitar o aminorar el efecto destructivo de agentes perturbadores o calamidades que se presenten en contra de las personas, sus bienes, planta productiva, servicios públicos y medio ambiente.” Su accionar está comprendido en los niveles nacionales, regionales y locales.

            España, cuenta con una estructura diferente. La Unidad Militar de Emergencia (UME) creada  en octubre del 2005  pasando a ser una unidad más de las FF.AA y a disposición permanente de las autoridades civiles en caso de emergencia. De ser colaboradores en situaciones adversas, las Fuerzas Armadas pasaron a ser protagonistas.

            En efecto, la Ley Orgánica 5/2005, de la Defensa Nacional (Art. 15.3) indica lo siguiente: “La UME (…) tiene como misión la intervención en cualquier lugar del territorio nacional y en operaciones en el exterior, para contribuir a la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas.”

            Por su parte, el Real Decreto 454/2012, Estructura Orgánica Básica del MINISDEF (Art. 2.10) señala que:  “La Unidad Militar de Emergencias se articula en: Mando y Cuartel General; Unidad de Cuartel General; Agrupación de Medios Aéreos, con aviones anfibios contra incendios,  helicópteros ligeros y medios, bajo mando operativo del General Jefe de la UME; Regimiento de Apoyo a Emergencias y Batallones de Intervención en Emergencias (BIEM)”[1]

            La UME ante una situación de emergencia nacional asume la dirección operativa para intentar socorrer y paliar los efectos sobre la población.  Las fuerzas militares que integran la UME en las emergencias actúan para frenar el evento adverso, después operan otros organismos para estabilizar.

            Como indica el Teniente General César Muro Benaya, Jefe de Unidad Militar de Emergencias, “la UME es la unidad de mayor disponibilidad de las Fuerzas Armadas, siempre hay mil personas preparadas para salir a cumplir una misión en menos de doce horas.  Cuenta con medios para hacer frente a riesgos naturales, tecnológicos y medioambientales. Se espera que esta unidad alcance su capacidad optima para cumplir  sus misiones el 2015 o 2016.”

Como se  señaló en un principio, las condiciones de cada país son diferentes, en el caso de la UME, sus principales acciones han estado dirigidas a la lucha contra los incendios forestales que año tras año afectan a gran parte de la peninsula ibérica. También han actuado en Haití con posterioridad al terremoto de enero del 2010 en labores de búsqueda y rescate.

            La Unidad Militar de Emergencia española, ha sido una muy buena iniciativa a la que se la han entregado importantes recursos para su operatividad lo que le permite también desplegarse en otros lugares de acuerdo al tipo de emergencia y tiempo de respuesta, su conformación ha dado pie para que países de diferentes partes del mundo entre ellos el nuestro la hayan visitado y comprobado su forma de actuar. Otros pretenden imitarla basada en la experiencia adquirida con la finalidad de contar con medios de la Defensa capacitados para hacer frente a los fenómenos naturales y a los causados por el hombre, teniendo siempre en consideración que es un deber del Estado proteger a las personas, sus bienes y el medio ambiente.

            Finalmente, es nuestra opinión que la Unidad Militar de Emergencia Española, es un buen ejemplo a seguir a la hora de conformar nuestras unidades militares en apoyo a situaciones de emergencias y para ello debemos estar preparados y contar con los medios necesarios para ir en auxilio de nuestra población, de ahí surge nuevamente la importancia de tener una legislación moderna y eficiente para  evitar hecho lamentables como los del 27 de febrero del 2010. No podemos seguir esperando.



[1] Revista Española de Defensa. Abril 2012. Exposición ANEPE. 27 y 28 de agosto de 2013