Las Excepciones preliminares en el caso Bolivia-Chile ante la Corte Internacional de Justicia

Por: Jeannette Irigoin Barrenne●[i]

 

 

El 24 de abril de 2014, el  Estado Plurinacional de Bolivia presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), una demanda sobre la “obligación de Chile de negociar el acceso soberano de Bolivia al Océano Pacífico”. En Chile surgió una fuerte y mayoritaria corriente de opinión que rechazó enérgicamente la competencia o jurisdicción de la CIJ para conocer de una demanda sin ningún fundamento legal.  Se opinó que esa demanda,  no era solamente contraria al derecho, sino más bien un libelo político que traduce meras expectativas, y que se busca  la revisión del Tratado de Paz y Amistad de 1904, que estableció definitivamente los límites entre Chile y Bolivia.

El 15 de julio de 2014 Chile presentó la objeción preliminar en relación a la falta de competencia de la CIJ para conocer de esta demanda. Y Bolivia debió presentar su escrito de contestación el 14 de noviembre de 2014. Con este motivo, se suspendió el procedimiento principal y se ha fijado un periodo que va del 04 al 08 de mayo para que la CIJ escuche los alegatos orales de Chile y Bolivia en su sede de La Haya.

Chile decidió presentar las excepciones preliminares después de un debate interno, en relación a la conveniencia de presentar la objeción de jurisdicción en esta etapa preliminar o con el fondo del asunto, en la contra memoria.

El Presidente del Estado Plurinacional de  Bolivia, Evo Morales, sostuvor que esa impugnación ubicaría a Chile “al margen del marco que rige el derecho internacional”,  lo cual, por cierto, no tiene ninguna posibilidad, por cuanto el derecho de impugnar la jurisdicción de la CIJ se encuentra consagrado en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, cuando un Estado Parte es objeto de una demanda ante ese tribunal, tiene normalmente tres caminos a su disposición para impugnar su competencia o jurisdicción (ambas expresiones tienen igual significado):

 

  • – Acudir ante la Corte y presentar una defensa sobre el fondo de la materia de que trate la demanda, incluyendo los aspectos jurisdiccionales, como acaeció en la controversia marítima del Perú contra Chile;

 

  • – No comparecer ante la Corte;
  • – Impugnar la competencia de la Corte o la admisibilidad de la demanda  anticipadamente, es decir, adoptar un camino intermedio mediante el cual el Estado acude a la Corte no para defender el fondo del litigio, sino que para demostrarle al tribunal, con argumentos de carácter jurídico, que éste no debe entrar a conocer del caso por carecer de competencia o que la demanda no es admisible, interponiendo excepciones u objeciones preliminares.

Las excepciones preliminares pueden recaer sobre dos puntos distintos. Puede tratarse de excepciones a la competencia de la Corte, o excepciones sobre la admisibilidad de la demanda. Cuando se presentan las excepciones preliminares, el procedimiento sobre el fondo se suspende y se abre un procedimiento incidental, sobre cuestiones previas de jurisdicción y/o admisibilidad que hayan sido planteadas por medio de dichas objeciones. (Reglamento, artículo 79-5).

Por el contrario, si no se objeta la competencia de la Corte y presenta una contramemoria, habrá consentimiento tácito para prorrogar la jurisdicción: ellos constituye lo que se denomina el fórum prorogatum. De hecho, el Reglamento de la Corte ordena en su artículo 38-2 que una demanda (“application” o “requête”) que sea presentada conforme al artículo 40-1 del Estatuto indique, en la medida de lo posible, “los fundamentos de derecho en que se basa el demandante para considerar competente a la Corte”.

Chile debe alegar primero el 04 de mayo en los alegatos orales ante la CIJ y el Estado Plurinacional de Bolivia debe hacerlo el 06 de mayo por 03 horas cada uno y la segunda parte tendrá lugar  el 07 y 08 de mayo en el mismo orden pero sólo por 90 minutos cada uno de los Estados litigantes, siempre en inglés y francés que son los idiomas oficiales de la CIJ.

Si se decide fallar estas excepciones preliminares y la CIJ declara que no tiene jurisdicción en este caso, el Fallo debe dictarse entre tres y seis meses posteriores a los alegatos orales y se termina el procedimiento. En cambio, si la CIJ decide fallar junto con conocer el caso de fondo, se debe fijar un plazo para que Chile entregue la contra memoria y seguramente se presentará réplica por parte de Bolivia y dúplica por parte de Chile, lo que extenderá este juicio por unos tres o cuatro años más, hasta que la CIJ llame a los alegatos orales previos a la Sentencia, la que constaría de dos partes : la primera sobre la competencia y jurisdicción de la CIJ y la segunda, el Fallo sobre el fondo del asunto si ha estimado que tiene jurisdicción.

.

[i] ·  Profesora Titular de Derecho Internacional, Universidad de Chile y Universidad de Heidelberg . Profesora Derecho Internacional, Academia  Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos.  ANEPE.  Miembro del Institut de Droit International y  Vicepresidente de la Comisión Internacional de Derecho  Humanitario, Ginebra.