Panorama de Seguridad&Defensa

Paz para Colombia…¿Paz para Sudamérica?

Jorge Gatica Bórquez Editor Panorama de S&D

Jorge Gatica Bórquez
Editor Panorama de S&D

De la gran variedad de tragedias que pueden azotar a un pueblo, una de las peores es una guerra interna. En efecto, un conflicto armado entre hermanos no solo es dramático en sí mismo, sino también genera profundos quiebres en la esencia de una nación, asumido este concepto en sus dos acepciones más reconocidas: en su connotación jurídico-política, al implicar un cisma institucional que compromete la seguridad y el desarrollo; y en su sentido social, al producir divisiones en una comunidad humana que por diversas razones había asumido el compromiso tácito de labrar juntos su futuro en un marco de solidaridad y respeto mutuo.

Esa ha sido la desdicha del pueblo colombiano durante más de medio siglo. Una guerra fratricida –la más antigua del hemisferio– que según cifras oficiales hasta el año 2012 había costado cerca de 220.000 muertos, de los cuales el 81,5% corresponde a civiles y solo un 18,5% a combatientes.

Ver Artículo Completo en PDF

¿Patear el tablero?: Duque ante la encrucijada de la paz en Colombia”

Esteban Arratia Investigador ANEPE-CIEE

Durante su campaña electoral el nuevo presidente del país andino, Iván Duque prometió modificar el histórico acuerdo de paz con las ahora desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Vale recordar que su partido, Centro Democrático, encabezó una férrea contra campaña (representada por la opción “No”) previa al plebiscito realizado en octubre de 2016, que buscaba refrendarlo, pero la sociedad colombiana lo rechazó por un estrecho margen porcentual. Y si bien luego de este traspié fue reajustado y aprobado por el Congreso, con el arribo de Duque a Casa Nariño, los ejes centrales del acuerdo de paz podrían estar en riesgo.

En cuanto al desarme, desmovilización y reintegración de los farianos. Estos ya entregaron sus armas bajo la supervisión de Naciones Unidas. No obstante, la implementación de este punto del acuerdo, llevada a cabo en su fase inicial por Santos, ha sido más engorrosa de lo esperado. Muchos excombatientes siguen careciendo de habilidades para reinsertarse pues no han recibido aún capacitación profesional, así como el apoyo psicosocial prometido por el saliente gobierno..

Ver Artículo Completo en PDF