Un paso decidido de Bruselas para hacer frente a las nuevas drogas

Por: Dr.© Andrés de Castro García[1]

 

El último Informe Mundial sobre las Drogas publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) en el año 2013 refleja la evolución del narcotráfico y destaca que en la última década ha crecido alarmantemente el consumo de las nuevas drogas.

Internacionalmente conocidas como New Psychoactive Substances (NPS) son aquellas sustancias psicoactivas que no se encuentran sujetas al control internacional ni de la Single Convention on Narcotic Drugs de 1961 ni de la Convention on Psychotropic Substances de 1971 y que pueden suponer un peligro para la salud comparable a las sustancias incluidas en los textos arriba mencionados.

Su popularidad deriva en su mayoría del cannabis sintético y de las sales de baño aunque existen cientos de otras sustancias que hacen aparición en los mercados con una frecuencia muy superior a la deseada hasta el punto de que en la Unión Europea (UE) se detecta más de una sustancia nueva cada semana.

La UE tiene un papel central en la generación de ideas y estrategias innovadoras que permiten hacer frente a los problemas que surgen fruto de la evolución de nuestra realidad. El campo de la lucha contra el narcotráfico no es una excepción y fue de hecho la Unión la que acuñó la definición de las NPS a través de la Decisión del Consejo de la Unión Europea 2005/387/JHA y cuyo uso se extendió a una gran cantidad de organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas.

En plena conexión con lo anterior, es necesario destacar la función que ejerce el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA por sus siglas en inglés) en cuanto que provee a la Unión y a los Estados Miembros de información analizando las tendencias emergentes en el mercado de las sustancias psicoactivas. Esta institución es responsable de la publicación anual del Informe Europeo sobre Drogas además de la generación de una serie de documentos que constituyen la base teórica en la que se fundamentan el resto de instituciones aportando la capacidad de planeamiento del fenómeno de las nuevas drogas al que es necesario enfrentarse con contundencia.

En este sentido, durante el mes de septiembre de 2013, la Comisión Europea ha reforzado la capacidad de la Unión para luchar contra los euforizantes legales a través de un mecanismo que permite la retirada del mercado de aquellas sustancias nocivas que en su caso se determine y que está compuesto de entre una y dos fases distintas frente a las ocho que existían anteriormente. En este sentido:

  1. La primera fase corresponde a la elaboración conjunta de un informe entre el EMCDDA y la Oficina Europea de Policía (EUROPOL) que, de detectarse un riesgo inmediato puede ordenar las restricciones temporales en los mercados de consumo.

 

  1. La segunda fase, en el caso de no haberse encontrado un riesgo inmediato, correspondería a la evaluación de los riesgos por parte del EMCDDA con tres resultados posibles:
    1. Riesgo bajo: Con resultado de inhibición de la UE.
    2. Riesgo moderado: Restricciones permanentes de los mercados de consumo.
    3. Riesgo grave: Restricciones permanentes de acceso al mercado y sanciones penales.

 

Una de las grandes ventajas del nuevo sistema es la reducción del tiempo de acción que se estimaba en dos años en el sistema antiguo y que en la actualidad pasa a resolverse en semanas.

La importancia de esta medida radica en el gran aumento que se está produciendo en los últimos años del consumo y tráfico de estas sustancias que tratan de constituir una alternativa a las drogas tradicionales y cuya disponibilidad y venta utiliza medios informáticos beneficiándose de las ventajas que ofrece el mercado único y la ausencia de fronteras interiores.

El estudio de esta nueva medida de la Unión Europea puede ser de gran utilidad para Chile, país que ya ha comunicado a Naciones Unidas la presencia de este fenómeno en su territorio tal y cómo se desprende del informe de UNODC sobre las NPS, del año 2013 siendo el único en Sudamérica en reportar la presencia de cannabis sintético en el año 2012.

El error que no ha de cometerse, sin embargo, es el resultante de no adaptar los exitosos mecanismos originados en el extranjero a la realidad nacional y es que, en plena conexión con la lógica investigadora, un país requiere conocer su situación, tener constancia de lo que ocurre fuera de sus fronteras y posteriormente evaluar el interés de su potestativa aplicabilidad.

De lo contrario se corre el riesgo magistralmente descrito por Miguel de Unamuno[2] en su obra El pórtico del tiempo en la que, por boca de uno de sus personajes, ironiza así: Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó.

 



[1] Abogado español, realiza una estancia de investigación por el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de Madrid en la ANEPE y es autor de artículos sobre temas de relevancia internacional.

[2] Catedrático de griego y miembro de la Generación del 98 fue rector de la Universidad de Salamanca.